11. dic., 2019

Lección 107, Día 345, -20

LA VERDAD CORRIGE TODOS LOS ERRORES DE PERCEPCIÓN EN MI MENTE.

¿Qué otra cosa puede corregir las ilusiones sino la verdad? ¿Y qué son los errores sino ilusiones que aún no se han reconocido como tales? Allí donde la verdad ha hecho acto de presencia los errores desaparecen. Desaparecen porque, sin la creencia que los sustenta, no tienen vida. De este modo, se disuelven en la nada de donde provinieron.

¿Puedes imaginarte lo que sería un estado mental en el que no hubiese ilusiones? 2¿Qué sensación te produciría?

Trata de recordar algún momento en el que nada vino a perturbar tu paz; en el que te sentiste seguro de ser amado y de estar a salvo. Luego deja que la sensación de quietud que sentiste se multiplique cien veces, y luego cien veces más. Sin ilusiones no puede haber miedo, dudas o ataque. Cuando la verdad llegue todo dolor cesará, pues no habrá cabida en tu mente para pensamientos transitorios e ideas muertas. Cuando la verdad llega no se queda sólo por un rato para luego desaparecer o convertirse en otra cosa.

Permanece siempre de manera que podamos contar con ella en caso de cualquier necesidad, y confiar, con perfecta certeza, en que estará con nosotros en todas las aparentes dificultades y dudas que engendran las apariencias que el mundo presenta. Éstas simplemente desaparecerán cuando la verdad corrija los errores de tu mente.

Así como un amor que no se arredra ante el dolor, sino que mira, con seguridad y firmeza, más allá de él. Es imposible que alguien que la busque verdaderamente no la pueda encontrar. Este día le pertenece a la verdad. Dale lo que le corresponde, y ella te dará lo que es tuyo. No fuiste creado para sufrir y morir. Hoy practicamos con la feliz certeza que emana de la verdad. Estamos tan seguros de que vamos a triunfar como de que vivimos, de que tenemos esperanzas y de que respiramos y pensamos.

Comienza pidiéndole a Aquel que te acompaña en esta empresa que permanezca en tu conciencia conforme vas con Él. Es a tu propio Ser al que le pides que te acompañe, y ¿cómo podría Él no estar donde tú estás? La verdad corregirá todos los errores de tu mente que te dicen que puedes estar separado de Él.

Compartir Su función es compartir Su dicha. Dispones de Su confianza cuando dices:

La verdad corrige todos los errores de percepción en mi mente y descanso en mí ser original.