9. nov., 2019

Lección 75, Día 311, -52

La luz ha llegado, ahora puedes ver todos los errores de percepción que ha creado este mundo ilusorio. Estás en paz y ahora llevas la paz contigo dondequiera que vas. La tinieblas, el conflicto, el juicio, la culpa y la muerte han desaparecido porque la luz ha llegado.

Los ejercicios de hoy son felices y en paz, en ellos daremos gracias por que lo viejo se va y da paso a lo nuevo. Hoy aceptaremos el nuevo mundo como lo deseamos ver, lo que anhelamos se nos concederá. Nuestro único propósito es el del ser original y esto hace que en consecuencia este objetivo se cumpla.
Hoy elegimos dejar de ver en el mundo la sombra del EGO. Comienza las sesiones largas dando la buena noticia.

La luz ha llegado. He perdonado al mundo.

Evita entretenerte en el pasado, mantén tu mente completamente receptiva, libre de todas esas ideas pasadas y de todo concepto que te hayan enseñado o hayas inventado. Hoy has perdonado al mundo, por eso hoy puedes contemplarlo como si nunca lo hubieras visto, todavía no sabes que aspecto tiene, simplemente estás esperando a que se muestre. Mientras esperas repite lentamente varias veces:

La luz ha llegado. He perdonado al mundo y el mundo me ha perdonado a mí.

Las sesiones de práctica más cortas serán recordatorios de tu emancipación. Recuérdate a ti mismo cada 1/4 de hora que hoy es un día para celebrar, da gracias por el amor incondicional del ser original, confía en que hoy es un nuevo comienzo.

Sin las tinieblas del pasado sobre tus ojos, hoy no podrías ver di entonces:

La luz ha llegado. Te he perdonado.

Si te asaltan las dudas di la siguiente frase:

La luz ha llegado: Te he perdonado.

Dedicaremos este día a la serenidad en la que tu ser original quiere que estés.