23. oct., 2019

Lección 58, Día 296, -69

1.- Mi pureza envuelve todo lo que veo.
Cuando veo el mundo con una percepción más amplia, inclusiva y cohesiva solo veo la perfección del momento
y veo como todos somo uno.

2.- Mi perfección bendice al mundo.
A medida que reconozco de donde vengo, veo el propósito de cada momento y la perfección en si misma.

3.- No hay nada que mi santidad no pueda hacer.
¿De qué me tengo que salvar, sino de los errores de percepción creados por el mundo de las ilusiones.

4.- Mi pureza es mi salvación.
Puesto que mi pureza me absuelve de toda culpa, reconocer mi perfección me ayuda a eliminar el miedo de mi vida.

5.- Soy perfecta por que soy parte del origen que creo todo lo que existe
Por ser quien soy, no puedo sufrir pérdida alguna, ni carencia, ni privaciones de salud, ni dolor, porque mi ser original me guia en todo.