10. oct., 2019

Lección 45, Día 283, -82

La idea de hoy te dará acceso a tus pensamientos reales. No existe ninguna relación entre lo que es real y lo que tú piensas que es real.
¿Dónde pues están tus pensamientos reales?
Hoy intentaremos llegar a ellos, tendremos que buscarlos en tu mente porque ahí es donde se encuentran.

Nuestras sesiones de práctica son tres de 3 a 5 minutos cada una, siguen el mismo modelo general que usamos al aplicar la idea de ayer.
Trataremos de comprender que sólo lo que dios quiere que hagamos es lo que nosotros queremos hacer y también recordaremos que no podemos fracasar al hacer lo que el quiere que hagamos.

Comienza el ejercicio repitiendo la idea de hoy para tus adentros, al mismo tiempo que cierras tus ojos, luego dedica unos minutos a pensar en ideas afines que procedan de ti, mientras mantienes la idea presente en tu mente.
Una vez que hayas añadido 4 o 5 de tus pensamientos a la idea, repite ésta otra vez mientras te dices a ti mismo suavemente:

Mis pensamientos reales están en mi mente.
Me gustaría encontrarlos

Trata de ir más allá de todos los pensamientos irreales que cubren la verdad en tu mente y de llegar a lo eterno. Debajo de todos los pensamientos descabellados se encuentran los pensamientos que pensaste con dios en el inicio.

Para esta práctica solo se necesita: que tu actitud hacia ella sea la misma que tendrías ante un altar consagrado en el cielo a Dios el padre y a Dios el hijo. Probablemente no puedes darte cuenta todavía de cuán alto estás intentando elevarte.
Repite la idea a lo largo del día, dedica 1 o 2 minutos a apreciar la santidad de tu mente, deja a un lado todos los pensamientos que son indignos de Aquel de Quien Eres Anfitrión. Y dale gracias por los pensamientos que ÉL está pensando contigo.