9. oct., 2019

Lección 44, Día 282, -83

La creación y la oscuridad no pueden coexistir, pero la luz y la vida son inseparables, pues no son sino diferentes aspectos de la creación.
Para poder ver tienes que reconocer que la luz se encuentra en tu interior y no afuera.
Esa luz está siempre contigo, haciendo que la visión sea posible en toda circunstancia.

Realiza mínimo 3 sesiones de práctica, cada una de 3 a 5 minutos. Se recomienda les dediques más tiempo pero solo si notas que el tiempo pasa sin que experimentes ninguna sensación de tensión o muy poca.
Al practicar de esta manera te desprendes de todo lo que ahora crees y de todos los pensamientos que has inventado. Si se percibe a través del EGO es una pérdida de identidad y un descenso al infierno, si te puedes apartar de él un poco reconocerás que su oposición y miedo no significan nada.

Da comienzo a la sesión repitiendo la idea de hoy con los ojos abiertos, luego ciérralos lentamente mientras repites varias veces la idea de hoy, abandona cualquier clase de interferencia e intrusión a medida que te sumerges serenamente más allá de ellas, no hay nada, excepto tú.

Trata de observar los pensamientos que te vengan sin involucrarte con ninguno de ellos y pásalos de largo tranquilamente. Si experimentas cualquier clase de resistencia haz una pausa lo suficiente larga como para poder repetir la idea de hoy con los ojos cerrados a nos ser que notes que tienes miedo, en ese caso abre los ojos brevemente para sentirte tranquilo y trata de reanudar el ejercicio con los ojos cerrados tan pronto como puedas.
Si estás haciendo los ejercicios correctamente, deberías experimentar una cierta sensación de relajación, e incluso sentir que te estás aproximando a la luz o de hecho adentrándome en ella. Trata de pesar en la luz, sin forma y sin límites según pasan de largo los pensamientos de este mundo. Y no te olvides de que no te pueden atar a él a no ser que tu les des el poder de hacerlo.
Durante el transcurso del día, repite la idea a menudo con los ojos abiertos o cerrados, como mejor te parezca y no olvides repetirla.