2. oct., 2019

Lección 37, Día 275, -90

Tú propósito es ver el mundo a través de tu propia santidad. De este modo, tú y el mundo sois bendecidos juntos. Nadie pierde a nadie se le despoja de nada; todo el mundo se beneficia a través de tu visión.
No hay ninguna otra manera de poder eliminar la idea de sacrificio del pensamiento del mundo.
Hoy realiza 4 sesiones de práctica de 3 a 5 minutos c/u.
Repite la idea de hoy y observa tu alrededor más o menos 1 minuto a medida que aplicas la idea a cualquier cosa que veas:

Mi santidad bendice este sillón
Mi santidad bendice esta lámpara
Mi santidad bendice este teclado
Mi santidad bendice estos zapatos
Mi santidad bendice este cuerpo
Luego cierra los ojos y aplica la idea a cualquier persona que te venga a la mente usando su nombre y diciendo.

Mi santidad te bendice (nombre)

Puedes continuar la sesión de práctica con los ojos cerrados o bien abrirlos de nuevo y aplicar la idea al mundo exterior si así lo deseas.
Puedes alternar la idea a cualquier cosa que veas a tu alrededor o a aquella personas que aparezcan en tus pensamientos.
La sesión de práctica debe concluir con una repetición de la idea con los ojos cerrados, seguida inmediatamente por otra repetición con los ojos abiertos
Puedes hacer ejercicios más cortos durante el transcurso del día.