9. sep., 2019

Día 252, -113

El mundo que ves no tiene nada que ver con la realidad. Es tu propia obra, y no existe.
El ejercicio de hoy se practica con lo ojos cerrados todo el tiempo, piensa en todos los horrores del mundo que vengan a tu mente y nombra cada uno de ellos, inmediatamente niega su realidad. Dios no lo creó, y por lo tanto, no es real.

Dios no creó esa guerra, por lo tanto, no es real
Dios no creó ese accidente de avión, por lo tanto, no es real.
Dios no creó (especifica el desastre), por lo tanto, no es real.

Puedes incluir todo aquello que te preocupe, te pueda ocurrir a ti o a cualquier persona por la que estés preocupado. Evita utilizar términos genéricos, por ejemplo "enfermedades", se siempre específico. Concluye las sesiones de práctica diciendo Dios no creó un mundo sin significado.

Esta idea puede aplicarse a cualquier cosa que te esté perturbando, sé muy específico al aplicarla, di:
Dios no creó un mundo sin significado. No creó (especifica la situación que te preocupa), por lo tanto, no es real.