19. may., 2016

Permite que las ideas bajen, con total libertad

Normalmente cuando queremos iniciar un nuevo proyecto personal, familiar o laboral lo hacemos desde una conciencia de carencia porque lo que queremos es cubrir aquello que pensamos nos hace falta, claro no somos conscientes de ello porque esto está impreso en nuestro inconsciente biológico.

 El conocer cómo se fue desarrollando este inconsciente biológico desde el origen de la vida (filogenética) y de manera ontogénica, nos permite identificar los errores de percepción que contienen los paquetes de información que nos han heredado nuestros ancestros a través de miles de años de evolución y adaptación a un medio ambiente cambiante y cada vez más complejo en sus estructuras sociales, políticas y económicas entre otras.   

 Esto nos da la oportunidad de aprender a observar cada día como nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás en las diversas situaciones a las que nos enfrentamos ya sean familiares, laborales, políticas, religiosas y sociales.

 Al hacer esto podemos identificar como estamos percibiendo la situación, es decir que pensamientos vienen a nuestra mente y de qué manera activan nuestra bioquímica generando con esto una emoción, que tiene como base una creencia, valor o prejuicio que lo sustenta, y cuando somos consciente de ello, podemos acoger sin juicio la emoción asumiendo con toda honestidad que es generada por un error de percepción que solo está dentro de nosotros mismos.   

 El simple hecho de hacer esto permite ir desmantelando y soltando todos esos amarres que han impedido que bajen todos los potenciales (ideas) disponibles para actuar en AUTO REFERENCIA, lo que nos permitirá ver nuevas formas de relacionarnos y proyectarnos en el mundo laboral y de los negocios, en donde todo lo que hagamos desde esta perspectiva será por ELECCIÓN y no por condición, también desarrollaremos tolerancia a la incertidumbre y aprenderemos a soltar las expectativas para dar paso a la LIBERTAD de generar ideas nuevas y frescas.